10 tareas básicas de mantenimiento en WordPress

Tener una web en WordPress no significa que no vaya a necesitar cierto mantenimiento. Y esto es algo que parece que la mayoría de usuarios no conocen. La mayoría de las veces que accedo a webs de clientes (las haya hecho yo o no) me encuentro con instalaciones, temas y plugins desactualizados. Y eso que casi siempre, actualizar solo cuesta hacer un clic.

Es imprescindible contar con un sistema lo más actualizado posible. Así tendrás la garantía de que tu web está a la última, funcionando a pleno rendimiento y sin ningún agujero de seguridad importante.

¿Hay que hacer mantenimiento en WordPress?

Tu página web en WordPress está compuesto de muchas partes. Una mezcla del propio CMS, los plugins, los temas, el contenido, las imágenes y los códigos que hayas añadido por tu cuenta. Y sí, muchas de esas partes requieren unas pequeñas tareas de mantenimiento cada cierto tiempo.

Tareas para mejorar la seguridad, la velocidad, y para tener una página web funcionando en estado óptimo. Pero no te preocupes, en muchos casos se hacen con un par de clics y en menos de un minuto.

1- Cambiar tus contraseñas

Las contraseñas son la primera barrera de acceso que tiene tu web. A estas alturas ya sabrás que el uso de una contraseña fuerte, que combine letras, números y caracteres especiales, es fundamental para la seguridad de tu sitio web.

Pero aún así, los expertos en seguridad en WordPress recomiendan cambiarla regularmente. ¿Y cuánto es regularmente? Pues ahí ya entrará la opinión de cada uno, pero al menos cada 6 meses es una tarea que debería hacerse. Y no solo recomiendan cambiar la contraseña de acceso al admin, si no también la del FTP y la base de datos.

2- Ten siempre a mano una copia de seguridad

Las copias de seguridad son esa cosa a la que se le echa de menos cuando nos hace falta y no la tenemos. Por muy bien que tengas todo y mucho que cuides tu web, siempre pueden ocurrir accidentes, y es muy bueno tener un backup a mano, por lo que pueda pasar.

Para esta tarea yo te recomiendo el plugin Updraft Plus. Incluso con la versión gratuita puedes programar las copias de seguridad y hacer que se guarden en Google Drive, Dropbox, etc. Puedes hacerlas diarias, semanalmente, mensualmente… depende de la actividad y el movimiento que tenga tu web.

3- Las actualizaciones de WordPress, los temas y los plugins

Como ya te comenté en los errores de principiante, y en los consejos para mejorar la velocidad de WordPress, es importante mantener siempre tanto WordPress como los plugins y los temas actualizados a la última versión disponible.

Normalmente el propio sistema va a detectar cuándo hay una actualización disponible y te va a informar, pero siempre puedes ir a Escritorio > Actualizaciones en el panel de la izquierda de tu escritorio de WordPress para hacer una comprobación de actualizaciones manual.

actualizaciones wordpress

4- Limpia de Spam los comentarios

Esta tarea sí que debería hacerse a diario. En cuanto tu web empiece a recibir un poco de tráfico, todas tus páginas y entradas del blog van a llenarse de Spam si tienes los comentarios habilitados.

Para evitarlo hay muchos plugins, el más conocido es Akismet (que viene incluso preinstalado), aunque yo personalmente suelo usar el plugin Anti-spam.

Uses la opción que uses, estos plugins no son del todo infalibles, y estaría bien que revisaras que no haya ningún falso positivo, y al revés, que no te hayan colado un mensaje anunciando Viagra en todas las entradas de tu blog. Este tipo de comentarios no solo dan mala imagen, si no que también son muy mal vistos por Google y pueden afectar a tu SEO.

5- Comprueba tus formularios

Los formularios de contacto son la vía de comunicación más directa que tienen tus visitas (y clientes) contigo. Así que no está de más echar un vistazo de vez en cuando y comprobar que todo funciona correctamente.

No tiene porqué pasar nada, pero cualquier pequeño desajuste en tu proveedor de correo o en tu hosting puede hacer que tu formulario deje de funcionar. Así que ya sabes, envíate un correo a ti mismo de vez en cuando 😉

6- Optimiza la base de datos de WordPress

En realidad la mayor parte de tu web está en la base de datos. En la base de datos están todo el contenido, los comentarios, los ajustes… Todo se va almacenando ahí, por lo que poco a poco se va llenando de información y datos innecesarios. Esto la hace más pesada, afectando por ejemplo al tamaño de las copias de seguridad.

Así que cada cierto tiempo hay que sacar la basura. Yo te recomiendo el plugin WP-Optimize, un plugin para instalar, limpiar y desinstalar 🙂

7- Haz pruebas de rendimiento

La mayoría de los usuarios hacen un test de rendimiento un día, y si todo va bien se olvidan y no lo vuelven a hacer más. Y esto no debería ser así. Cada vez que hagas un cambio importante en tu web, ya sea añadir nuevo contenido, un nuevo plugin,, un cambio de tema, una actualización… deberías volver a repetir la prueba de rendimiento para comprobar que todo funciona igual (o mejor) que antes.

Aquí te explico cómo medir y mejorar el rendimiento de tu WordPress.

8- Mucho ojo con los errores 404

Las páginas de error 404 te sonarán porque seguro que las has visto cientos de veces. Son páginas que se muestran cuando un visitante llega a un contenido que ya no existe en esa web. Si es por un error puntual (del servidor por ejemplo), pues no hay ningún problema.

Pero si ese contenido realmente no existe, además de empeorar la experiencia del usuario en tu web, posiblemente estés afectando de una forma más o menos directa al SEO.

Así que revisa tus errores 404 con alguna herramienta tipo Google Search Console, y arréglalos con una redirección.

9- Y con los enlaces rotos

A lo largo de la vida de tu web, vas añadiendo en ella enlaces externos a páginas relacionadas, de interés o incluso de afiliados. A veces, esas páginas que has enlazado dejan de existir, ya sea porque la página ha cambiado el dominio, la url, o simplemente ha desaparecido. Esto va a dejar un enlace roto en tu web, algo que tampoco es nada bueno.

Y no solo con los enlaces, imágenes que se borran o se mueven de sitio, también generan un enlace roto. Revisa también estos enlaces si no quieres disparar el porcentaje de rebote de tu web.

10- Optimiza siempre las imágenes

Las imágenes suelen ser los elementos que más pueden ralentizar la velocidad de carga de tu web. Sobre todo si estás gestionando un WordPress multiusuario, fija como tarea el revisar las imágenes que suben tus otros colaboradores, ya que puede que no sean tan cuidadosos.

Aquí te explico más detalladamente cómo optimizar las imágenes para WordPress.

Como has visto, la mayoría de estas tareas se realizan con un par de clics y en menos de un minuto. Pero hay otras, como la de buscar enlaces rotos, que pueden ralentizar tu sitio mientras esté en funcionamiento.

En estos casos es recomendable poner la web en modo mantenimiento con un plugin como lkfl. Además, siempre es recomendable hacer estas tareas en las horas de menor tráfico en nuestro sitio para afectar lo menos posible a las visitas.

Y eso es todo, recuerda compartir esta entrada si te ha sido útil y si tienes cualquier pregunta no dudes en dejarme un comentario.

10 tareas básicas de mantenimiento en WordPress
Valora este post
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp

Deja un comentario